lunes, 7 de mayo de 2012

"DOÑA POLAINA" LA REPORTERA ANDA SUELTA...

EL DEBATE DEL DEBATE... LOS PRESIDENCIALES ACUDIERON A LA CITA... PERO LAS CONCLUSIONES PRINCIPALES SON LAS DE USTED.
Ciudad de México • Los cuatro candidatos a la Presidencia tuvieron su primer encuentro, en el que por espacio de dos horas debatieron sobre temas de economía, empleo, justicia, desarrollo social y sustentable y expusieron sus recetas para solucionar los principales problemas que aquejan al país.

Con las 71 preguntas y respuestas bajo el brazo, de las cuales sólo 12 fueron planteadas por la moderadora Guadalupe Juárez, Josefina Vázquez Mota, Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto y Gabriel Quadri de la Torre sostuvieron el primero de dos encuentros organizados por el IFE, previos a los comicios del 1 de julio.

Modernización de Pemex, creación de nuevas policías federales, nuevo sistema penitenciario, combate a la pobreza y a la corrupción, entre otros, sirvieron también de marco al intercambio de acusaciones verbales y exhibición de fotografías, diarios y revistas para denostar al adversario.

Josefina Vázquez Mota, vestida de traje sastre negro, se comprometió a erradicar el hambre en el país y dijo que de ganar la Presidencia de la República habrá “cero pobreza alimentaria”.

Aludió por igual a su condición de mujer que a su dicho de “yo soy una candidata diferente”, planteó dar prioridad a la atención de víctimas del crimen organizado, crear una Policía Nacional con disciplina militar y erigir un Fiscal Anticorrupción, cuenta bancaria para niños y duplicar el presupuesto de ciencia y tecnología.

Enrique Peña Nieto, de la coalición “Compromiso por México”, destacó la necesidad de una reforma fiscal donde paguen más impuestos quienes ganen más, así como mayor inversión en ciencia y tecnología y, en segundo lugar, llevar computadoras a alumnos de quinto y sexto año de primaria con acceso a Internet.

De traje negro, camisa blanca, corbata roja, el mexiquense también dijo que se debe modernizar el Poder Judicial, impulsar nuevas políticas de desarrollo social y aclaró que no promueve la privatización sino la modernización de Pemex.

También dijo que mantendrá las fuerzas armadas en los estados donde se requiera para garantizar la seguridad pública.

Andrés Manuel López Obrador, también de traje oscuro, camisa blanca y corbata vino, con la voz pausada y un tanto ronca, presumió su recorrido por todos los municipios del país y se comprometió a generar un millón 200 mil nuevos empleos cada año para cerrar el sexenio con siete millones de plazas laborales.

En los casi 27 minutos de exposiciones, réplicas y contrarréplicas que le correspondieron, propuso un plan de fortalecimiento de Pemex, democratizar a los medios de comunicación, así como se comprometió a un plan de combate a la corrupción y austeridad de la “alta burocracia” que permitirá disponer anualmente de 600 mil millones de pesos que se destinarían a educación y programas sociales.

Gabriel Quadri, candidato de Nueva Alianza, relajado, aprovechó para deslindarse de sus adversarios políticos y se pronunció por la evaluación universal de maestros, directores, inspectores y de los mismos titulares de la Secretaría de Educación Publica (SEP), pues “no se vale” que políticos ocupen este tipo de cargos.

Con sus clásicos lentes de carey, traje y corbata negros, planteó la desaparición de las policías municipales, la participación de la iniciativa privada en el sistema carcelario del país y en Pemex, para hacerlo una empresa como la brasileña Petrobras; además de insistir en temas como las energías renovables y revertir la deforestación en el país.
Ganó... el ataque; candidatos privilegiaron las acusaciones a las propuestas


Peña Nieto recordó a AMLO casos de corrupción en el GDF; a Josefina le reprochó ser faltista en la Cámara. López Obrador y Vázquez Mota cuestionaron al abanderado priista


CIUDAD DE MÉXICO, 7 de mayo.- Las acusaciones entre los principales candidatos predominaron sobre las propuestas durante el primer debate de aspirantes a la Presidencia, celebrado anoche en el World Trade Center de la Ciudad de México.

El priista Enrique Peña Nieto, quien lleva la delantera en las encuestas, se convirtió en el adversario a vencer y fue así el blanco de los ataques tanto de Josefina Vázquez Mota, de Acción Nacional, como de Andrés Manuel López Obrador, de PRD, PT y Movimiento Ciudadano. Estos dos últimos no se atacaron entre sí.

El ex gobernador del Estado de México dedicó buena parte de sus intervenciones a responder a los cuestionamientos de sus adversarios.

A López Obrador le recordó los casos de corrupción cuando fue jefe de Gobierno del Distrito Federal, así como el del perredista Julio César Godoy Toscano, acusado de vínculos con el crimen organizado y quien fue metido en una cajuela a la Cámara de Diputados para que pudiera obtener fuero.

A Vázquez Mota le reprochó sus inasistencias al Palacio de San Lázaro, así como que intentara “revivir su campaña en la muerte de una niña”, cuando la panista pretendió cuestionarlo por el caso Paulette.

Los candidatos de PAN y PRD, a su vez, dedicaron buena parte de sus intervenciones a cuestionar al priista durante su gestión como gobernador, así como por su presunta cercanía con personajes polémicos –como el ex presidente Carlos Salinas– y empresas de medios.

En general, para responder a los ataques, los principales candidatos ocuparon tiempo que originalmente estaba destinado a responder preguntas sobre temas como economía, seguridad, educación, pobreza y medio ambiente.

Por ello fue frecuente que sus intervenciones fueran cortadas al rebasar los tiempos fijados para réplicas y contrarréplicas. Todos los aspirantes recurrieron a fotos y gráficas.

Gabriel Quadri –candidato de Nueva Alianza, partido promovido por la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo– basó su estrategia en formular propuestas como candidato “ciudadano” y en cuestionar los ataques que se lanzaban sus adversarios entre sí.

Dos detalles pusieron la nota de color al debate: Uno, la presencia de una edecán de cuerpo voluptuoso, vestida con un escote llamativo, encargada de entregar a los candidatos las hojas para ver en qué lugar les tocaría. Y dos, el momento en el que Andrés Manuel López Obrador quiso criticar a Peña Nieto enseñando una fotografía de éste con Salinas, la cual por equivocación mostró al revés.

Reinan acusaciones

Peña Nieto respondió las acometidas de Vázquez Mota y de AMLO. Quadri reprochó la falta de propuestas

Propuestas, ataques, temas sin abordar, coincidencias, humor, y una edecán que llamó la atención fueron situaciones que marcaron el primer debate entre candidatos a la Presidencia de la República.

El encuentro inició en punto de las 20:00 horas en el World Trade Center de la Ciudad de México y en el sorteo les tocaron las letras “A” a Enrique Peña Nieto, candidato de Compromiso por México; la letra “B” a Andrés Manuel López Obrador, de Movimiento Progresista; la letra “C” a Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN, y la “D” a Gabriel Quadri, candidato presidencial de Nueva Alianza, con lo que quedó marcado el orden de respuestas.

En el sorteo, la edecán que transportó la urna con las letras robó la mirada de los televidentes por su pronunciado escote y entallado vestido blanco, lo que ocurre por primera vez.

Los tres punteros sobrepasaron su tiempo en varias ocasiones. Gabriel Quadri fue el único al que no le cortaron el audio antes de terminar sus ideas finales.

Únicamente Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri pidieron directa y expresamente el voto de los ciudadanos.

“Yo quiero ser Presidenta para estar al lado de sus familias, yo quiero ser Presidenta porque tengo la sensibilidad como mujer para escucharlos, tengo el valor para defender y proteger a sus familias y tengo la determinación —sin duda— de hacer lo correcto”, dijo la panista en su mensaje de inicio.

A la par, Gabriel Quadri, en su exposición final, apuntó que “este 1 de julio, de ciudadano a ciudadano te invito a votar por mí, por Gabriel Quadri, por Nueva Alianza, para poder llevar a cabo esta revolución que necesita México, estas profundas reformas estructurales que nos puedan llevar a ser un país próspero, moderno, seguro y con desarrollo sustentable y educación de calidad.

Las coincidencias

Los cuatro candidatos eligieron colores oscuros para su vestimenta. Los cuatro fueron traducidos al lenguaje de señas por un hombre y una mujer, que alternadamente, hacían la interpretación. Además, todos utilizaron fotos, gráficas o material de apoyo para sus dichos.

En las propuestas, coincidieron en la Policía Nacional los candidatos Josefina Vázquez Mota y Enrique Peña Nieto; en Desarrollo Social Andrés Manuel López Obrador mencionó que el priista le “copió” la propuesta de pensión universal para la tercera edad.

Por otra parte, sobre el tema de Pemex, coincidieron en permitir el acceso de la iniciativa privada, los candidatos Quadri del Panal, Peña Nieto del PRI-PVEM y Josefina Vázquez Mota del PAN.

Ataques y réplicas

Los ataques vinieron de parte de Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador al actual gobierno, de Josefina Vázquez Mota; y del candidato de las izquierdas a Peña Nieto y al PRI; en otra combinación, de Gabriel Quadri a toda la clase política.

Josefina Vázquez Mota no atacó a López Obrador, ni el tabasqueño a la política blanquiazul. Quadri fue el único de los candidatos que no recibió ningún cuestionamiento.

Durante los ataques se mencionó al ex gobernador del Estado de México, Arturo Montiel, al ex presidente Carlos Salinas de Gortari, al perredista René Bejarano, a Gustavo Ponce, ex secretario de Finanzas del gobierno capitalino, y hubo referencias a la muerte de la niña Paulette Gebara Farah.

Las 12 preguntas

La primera ronda de cuatro preguntas correspondió a los temas de economía y empleo.

Josefina Vázquez Mota inició el bloque con la pregunta ¿qué acciones y políticas impulsaría para evitar las prácticas monopólicas, especialmente en los servicios de telefonía, banda ancha y medios masivos de comunicación.

La segunda pregunta fue ¿qué características tendría su política de ciencia y tecnología? Salió sorteada la pregunta ¿qué propone para garantizar que el Estado gaste mejor los recursos públicos que administra?, en el tercer lugar y ¿considera usted que el actual modelo económico es el adecuado, o es posible algún otro modelo alternativo?, fue la cuarta pregunta.

Sobre seguridad

En el bloque de seguridad pública, los cuestionamientos fueron: ¿impulsaría un sistema de penas sustitutas para que algunos delitos no se sancionen con prisión? ¿Qué medidas concretas propone para modernizar el poder judicial y qué opina del método para la designación de sus miembros, especialmente de los ministros de la Suprema Corte? Cabe mencionar que sobre el cuestionamiento ninguno de los candidatos mencionó una propuesta concreta para la segunda parte de la misma.

La tercera pregunta fue ¿Mantendrá las fuerzas armadas realizando tareas de seguridad pública y cuál debe ser su papel en la lucha contra el crimen organizado?

Por último se les cuestionó ¿qué propone usted para reducir la violencia en el país?

En el tercer bloque las dos preguntas sobre desarrollo social fueron ¿cómo lograr disminuir las desigualdades económicas y sociales en México?, y ¿ qué medidas implementaría para garantizar el acceso de niños y jóvenes a las tecnologías de información y comunicaciones?

Para desarrollo sustentable los cuestionamientos fueron ¿Cuál sería su política de subsidios para el campo, con criterios de conservación del medio ambiente? Y qué papel debe tener el Estado y su rectoría económica en la promoción de energías renovables?
El humor

El momento chusco del debate lo protagonizó Andrés Manuel López Obrador cuando mostró una fotografía de Enrique Peña Nieto con Carlos Salinas de Gortari y el tabasqueño puso la foto al revés.

En otro momento el propio Enrique Peña Nieto tomó con hilaridad la falta de tiempo para contestar a uno de los ataques de López Obrador y, causó risa entre los televidentes, las constantes menciones de Gabriel Quadri sobre la pelea entre los políticos.

Hacen frente contra el puntero

Josefina Vázquez Mota disparó primero, después Andrés Manuel López Obrador. Enrique Peña Nieto se convirtió en el blanco de los ataques de los candidatos presidenciales del PAN y del PRD, que de facto se aliaron contra el priista, porque entre Josefina y Andrés Manuel en el debate de ayer no se tocaron ni un pelo.

Peña Nieto no se quedó callado, todos los ataques los devolvió. Le respondió a Vázquez Mota, a quien le temblaban las manos cada vez que las llevaba más arriba del atril de acrílico transparente en que quedó entre Peña Nieto y Gabriel Quadri, el candidato de Nueva Alianza.

Una y otra vez, Peña Nieto hizo ver a Vázquez Mota como una diputada faltista que no obstante cobró su salario, aunque no trabajó y la acusó de querer revivir su campaña política a costa de la muerte de la niña Paulette, un “accidente que enlutó a un hogar y que hoy usted quiere sacar ventaja política sobre ese hecho”.

Al final, la candidata presidencial no le entró al tema de las supuestas faltas al recinto de San Lázaro, apelando a que el priista lleve el caso ante la instancia correspondiente; sobre Paulette, hizo mutis y rechazó el reto que le lanzó Peña Nieto para ir juntos a verificar el cumplimiento de los 608 compromisos que el mexiquense hizo como gobernador y que había sido una bandera de la campaña panista contra Peña Nieto.

Enrique Peña también repelió la ofensiva de López Obrador, que, mucho más tablas que sus adversarios, de vez en vez esbozaba una sonrisa picarona cuando llamó a Peña Nieto protegido de los dueños de los medios de comunicación, que lo quieren imponer como presidente de México, ahijado de Carlos Salinas de Gortari o protector de Arturo Montiel, de quien, recordó López Obrador Peña Nieto, fue secretario de Finanzas.

El ex gobernador mexiquense le recordó a López Obrador los fajos de dólares que se guardaba René Bejarano cuando él era jefe de gobierno de la Ciudad de México.

Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI-PVEM, acusó a Andrés Manuel López Obrador de destinar más de mil millones de pesos a la comunicación social cuando fue jefe de gobierno del Distrito Federal.

Y para rebatir la aludida cercanía de Peña con los dueños de los medios, el candidato priista tuvo la puntada de afirmarle a López Obrador: “Si la televisión hiciera presidentes usted sería Presidente, porque en su gestión como jefe de Gobierno destinó más de mil millones de pesos, aquí tengo los documentos que lo prueban en la cuenta pública, para la comunicación social y esto representa el doble que destinó el Edomex a Comunicación Social”.

Las propuestas sobre finanzas públicas, desarrollo social, justicia, energía o desarrollo sustentable que hicieron los cuatro candidatos presidenciales ayer en un foro acondicionado por el IFE en el WTC de la Ciudad de México, terminaron convertidas en un delgado hilo que se escurrió en medio del caudal de señalamientos de impunidad, deshonestidad y corrupción que detonaron a diestra y siniestra.

En la transmisión del primer debate presidencial en la elección del próximo 1 de julio, conducido por la periodista Lupita Juárez, dos puntos al margen de la política saltaron a la vista:

La edecán que entregó a los participantes unas hojas para ver qué lugar les tocaba. La mujer parecía una presentadora de los rounds de las peleas de box en Las Vegas: su escote era amplio y sus pechos frondosos, el vestido blanco estaba tan entallado que parecía que había sido pintado sobre su piel.

El IFE recurrió al llamado “atractivo visual” de una modelo mexicana con reminiscencias de Jessica Rabbit, identificada como Julia Orayen, despojando de toda solemnidad al debate presidencial.

Y el otro, que Quadri se la pasó reprochando a los políticos, actividad a la que él decidió entrarle cuando aceptó ser el candidato del partido de la maestra Elba Esther Gordillo.

Peña Nieto abrió el debate. Traje oscuro, camisa blanca y su corbata roja, la de la suerte. Su peinado era el de siempre, el copete firme.

De frente a la pantalla quedó el extremo izquierdo y en el derecho López Obrador. A la derecha de Andrés Manuel, Quadri, a quien, por más que golpeaba y golpea al perredista, éste aplicó la máxima de su archirrecontraenemigo, “El innombrable” Carlos Salinas de Gortari: ni lo vio ni lo oyó.

Después de casi dos horas de debate, los cuatro candidatos presidenciales, según se pudo ver en los últimos instantes de la transmisión televisiva, tomaron los papeles que la autoridad electoral les permitió y se despidieron.

Peña Nieto fue el que tomó la iniciativa. Se despidió primero de Gabriel Quadri, que le quedó de frente; luego fue hasta Vázquez Mota, a quien le plantó un beso en la mejilla y por último se despidió de López Obrador, sin más.

En conferencia de prensa, tras el debate, Peña Nieto dijo que entre Vázquez Mota y López Obrador “ni siquiera se tocaron”. Y dejó entrever que pareciera que se pusieron de acuerdo entre ellos, como si hubiera habido una alianza entre la panista y el perredista que en el debate lo echaron en medio.

Me avergüenzan líderes sindicales con vidas de lujo: Quadri

En entrevista con Pedro Ferriz, para Grupo Imagen Multimedia, el candidato del Panal reconoce que Peña se perfila para triunfar

Redacción

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de mayo.- Gabriel Quadri, candidato presidencial de Nueva Alianza (Panal), reconoció que los líderes sindicales que ostentan vidas con lujos le avergüenzan.

En entrevista radiofónica con Pedro Ferriz, para Grupo Imagen Multimedia, el aspirante presidencial se mostró reacio primero a responder sobre el tema, pero ante la insistencia del conductor sobre su parecer de líderes como Elba Esther Gordillo (SNTE), Napoléon Gómez Urrutia (sindicato minero) o Carlos Romero (sindicato petrolero), Quadri de la Torre aceptó: “A mí también me avergüenzan”.

Aunque según él “no le hago el juego a nadie”, aseguró que el aspirante priista Enrique Peña Nieto se perfila para ganar la elección, a la luz de las encuestas ampliamente conocidas.

De hecho, en una evaluación del desempeño de sus contrincantes en el debate de este domingo, sostuvo que Peña Nieto “no se defendió mal” de los ataques en su contra.

Juzgó que tanto Peña Nieto como Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador fueron hábiles en su desempeño, pero insistió en que México no merece este tipo de encuentros, en los que predomina la descalificación.

“Los mexicanos estamos avergonzados y tristes” por esa “ronda de boxeo sucio entre los tres”.


PEÑA NO PERDIÓ EL DEBATE

José Cárdenas

Haiga sido como haiga sido, Peña Nieto la libró. No ganó, pero tampoco se desplomó, como muchos pronosticaban.

Al final no hubo grandes sorpresas, nadie detonó una bomba atómica, se usaron las armas que ya conocíamos.

Josefina quiso, pero no pudo. Apuntó al corazón para pegar en la cabeza, disparó desde el principio, pero… lástima, la panista no está hecha para el pleito callejero. Lo que natura no da, El Jefe Diego no provee.

Andrés Manuel sabe más por viejo que por diablo. El discurso del Peje no ha cambiado. Duro y dale con Salinas, el Fobaproa, los de arriba, los de abajo, las televisoras y la imposición de Peña Nieto. López Obrador, marrullero, mañoso, pegó y volvió a pegar.

Peña hizo la tarea, sin embargo, el nerviosismo le ganó a la solidez de sus respuestas.

El PRI y su candidato, con el capital de la mayoría en las intenciones de voto, tropezaron en el debate. Confirmado, Peña Nieto quedó en tercer lugar, fue víctima del fuego graneado desde las trincheras a la derecha y a la izquierda, como si Andrés y Josefina estuvieran de acuerdo, sin querer queriendo.

Quadri, del Panal, amplió su visibilidad. Emergió de las profundidades. Acreditó sus cualidades, vendió una imagen ciudadana y traspasó el umbral que seguramente permitirá mantener el registro al partido de la maestra. Se fue por la libre aprovechando que nadie lo pelaba.

El ambientalista llegó sin nada que perder y por eso ganó. El estudio realizado por María de las Heras y publicado por UNO noticias la misma noche de este domingo, lo colocó como el más serio, el más fresco y el más estructurado, desafortunadamente para su causa, también fue considerado por la mayoría de los consultados como el menos preparado para gobernar.

Más allá de lo que se esperaba, la mayor novedad que aportó el encuentro fue la ubicación de Andrés Manuel López Obrador en el segundo lugar como firme aspirante a la medalla de plata y el desplome de Josefina, quien no alcanzó medalla, desde su modesto cuarto lugar.

Independientemente del impacto mediático, el debate tendrá poco peso en las preferencias, no estamos en 2006, en cerrada competencia.

MONJE LOCO

La verdadera ganadora del debate fue la edecán del IFE. Su escote causó sensación, se robó las miradas y desató pasiones, todo, sin decir una palabra. Su nombre es Julia Orayen y en dos horas acumuló cuatro mil 800 seguidores en Twitter. Ya se sabe, ya se supo…

EN DEBATE NO EXISTIERON PROBLEMAS DE PRODUCCIÓN: CONSEJERO

Ciudad de México • El consejero del Instituto Federal Electoral (IFE), Alfredo Figueroa, aseguró que las tomas fijas y el silenciar los micrófonos de los candidatos cuando terminaba el tiempo de su intervención no fue un problema de producción, se trató de un acuerdo entre los representantes de los partidos ante el organismo electoral.


En entrevista con Azucena Uresti, para MILENIO Televisión, Figueroa dijo que “fue solicitud de los representantes que no hubiera movimiento de cámaras, es algo que partidos y candidatos determinaron en su momento… no es incapacidad para abrir o cerrar la cámara”.

Ante esta situación indicó que se debe revisar el formato del próximo debate para que el movimiento de las cámaras sea más libre. “Se puede modificar (el formato) siempre y cuando exista flexibilidad de parte de todos los que van al debate”, expresó.

Al respecto de la edecán Julia Orayen, quien captó la atención de los reflectores con su vestuario, el consejero descartó que también se tratara de un problema de producción, “quizá se debe hacer una revisión de vestuario”, manifestó.

Sobre los comentarios al respecto de este hecho, Figueroa los calificó como exagerados y reiteró que tendría que hacerse una “revisión más puntual de un vestuario más sobrio; tampoco me parece que sea un asunto muy diferente o deba ser preocupante”.

LO MEJOR DEL DEBATE.... ¿QUIEN SE LLEVÓ LA NOCHE? OREJAS Y RABO PARA....
 
JULIA ORAYEN, LA EDECÁN QUE SE ROBÓ LA NOCHE

Política • 7 Mayo 2012 - 5:18am — crónica por Rodolfo Montes

La joven, quien presta sus servicios en actos deportivos, fue contratada por el IFE para repartir los boletos del orden de aparición de los presidenciables y acaparó la atención de los representantes de los medios de comunicación.


LA JOVEN SE APROPIÓ DE LOS REFLECTORES Y DE LAS MIRADAS...

EDECÁN DEL IFE DISTRAE DURANTE EL DEBATE

La presencia de la edecán Julia Ora Yean, encargada de entregar los papeles para decidir el orden de intervención en la primera ronda, fue el centro de atención antes del inicio del debate presidencial.
Ciudad de México • El primer debate de los candidatos a la Presidencia de la República provocó revuelo entre la comunidad tuitera por la presencia de la edecán Julia Ora Yean, encargada de entregar los papeles para decidir el orden de intervención en la primera ronda.
La modelo portaba un vestido blanco con un escote pronunciado por lo que Gabriel Quadri, candidato del Partido Nueva Alianza, no pudo evitar fijar su mirada en la edecán, quien le entregaba su turno a Josefina Vázquez Mota.
En Twitter fue abierta la cuenta ‏ @LaEdecanDelIFE, la cual ya contaba con 7 mil 582 seguidores a tres horas de su aparición en televisión.
Por la noche, admitió que lo desconcentró la edecán y propuso que la pusieran frente a ellos para estimular el debate.
México • Se esperaba un vendaval que derribara al puntero en las encuestas. O un misil que descarrilara la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. Pero al candidato del Revolucionario Institucional y del Verde Ecologista ni siquiera lo despeinaron.

Más bien, alguien ajeno a la y los presidenciables, en menos de 30 segundos, terminó por robarse la noche en el Word Trade Center como en las redes sociales: Julia Orayen, una edecán que presta sus servicios en eventos deportivos y fue contratada por el IFE para repartir los boletos del orden de aparición de la candidata y los candidatos a la Presidencia de la República.
Con un vestido pegado y un revelador escote, Orayen se apropió de los reflectores y de la transmisión nacional del primero de dos debates organizados por la máxima autoridad electoral del país.
“¡Quiero una foto con ella!”, “¿cómo se llama esa edecán?”, “¡Carajo… ella ya ganó el debate!”, preguntaban y comentaban con algarabía los periodistas en la sala de prensa que se dispuso en el WTC.
Tanta fue la atracción por la edecán, que en menos de dos horas Julia Orayen sumó 5 mil seguidores a su cuenta del ciberespacio.
Pero también el de anoche fue un debate en el que entre réplicas y contrarréplicas la candidata y los candidatos a la Presidencia de la República rayaron en lo chusco, tanto que hasta la periodista Guadalupe Juárez, en su calidad de moderadora del encuentro, reflejó en su rostro las escenas divertidas que protagonizaron la y los presidenciables.
Juárez no pudo evitar una larga, amplia sonrisa, cuando Obrador, al atacar a Peña Nieto, mostró, de cabeza, una fotografía del ex mandatario mexiquense con Carlos Salinas de Gortari.
O cuando Peña Nieto dijo que sería “muy clara” al exponer una de sus propustas. O la hilaridad que generaba una y otra vez Gabriel Quadri al estar remachando que Peña Nieto, Obrador y Vázquez Mota solo asistieron al debate para ponerse los guantes y no responder preguntas directas.
También hubo momentos en los que se tuvo la impresión de que se difuminaba la presencia de Josefina Vázquez Mota, ante los dimes y diretes entre Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador.
La y los presidenciables tuvieron cada uno su participación inicial, luego, durante dos horas, abordaron en tres bloques cuatro grandes temas desarrollados en subtemas y preguntas: Economía y Empleo; Seguridad Pública y Justicia; Desarrollo Social y Desarrollo Sustentable.
Mientras, a las afueras del WTC, justo en la intersección de las calles de Filadelfia, Dakota y Minessota, pejistas, peñistas y chepinos y chepinas se disputaban el lugar a gritos y consignas, mientras decenas de policías federales y capitalinos intentaban contener los ánimos con vallas de metal.
Así, mientras Peña Nieto no dejaba de quejarse del escaso tiempo para proponer su proyecto de nación y al mismo tiempo dar respuesta a las “agresiones y a la navaja bien afilada” que según él le mostraban Vázquez Mota y Obrador, reporteros y reporteras que daban cobertura también se esmeraban en navegar por internet para obtener más datos de Orayen.
Ahora se sabe que ella, la edecán que se robó el debate, no solo trabaja en el ámbito deportivo, sino que fue playmate en la revista del conejito.
En la mayoría de los 150 computadoras que dispuso el área de Comunicación Social del IFE en la sala de prensa del WTC, se apreciaban fotografías de Julia Orayen en traje de baño, entre rocas y de fondo el mar.
En las redes sociales los comentarios fueron a granel: Roberto Remes, con la cuenta @GoberRemes, publicó: “IFE sexista. No hacía falta la Edecarne”.

Actividades privadas

El abanderado del PRI a la Presidencia, Enrique Peña, se concentró en las horas previas al debate en actividades privadas y familiares por la mañana y posteriormente en un encuentro con sus asesores donde afinaron detalles.

La estrategia de las horas previas para el candidato presidencial del PRI estuvo dividida en dos fases este fin de semana.

En las primeras horas de la mañana del domingo Peña desayuno con su esposa y sus hijos. Se mantuvo abstraído de asuntos políticos. Dejó de lado por unas horas cualquier contacto con el asunto político. Contrastó con el ejercicio que llevó a cabo el sábado, cuando se mantuvo en una encerrona con su equipo más cercano para definir parte de su estrategia.

(Miriam Castillo)

Se preparó en su hogar

La candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, prefirió la tranquilidad de su hogar en Huixquilucan, Estado de México, para preparar su participación en el debate presidencial de anoche.

Desde el sábado pasado, luego de reunirse con representantes de la sociedad civil, la abanderada panista optó por continuar su preparación en su hogar, en vez de hacerlo en su casa de campaña, donde desde el lunes pasado afinaba los detalles con su equipo de trabajo. Hasta su casa se desplazaron sus colaboradores mas cercanos como Daniel Hernández, su coordinador de campaña, Roberto Gil; su estratega, Rafael Giménez y el encargado de su imagen, Julio Di Bella. Con ellos repasó los detalles.

(Daniel Venegas)

Un día con la familia

Andrés Manuel López Obrador pasó un día en familia antes del primer debate entre candidatos presidenciales.

No salió de su casa en todo el día, comió con su hijo menor, Jesús Ernesto y su esposa Beatriz Gutiérrez. A las 7:03 de la noche salió de su departamento en la colonia Del Valle, con dirección al World Trade Center. En el trayecto se encontró con sus tres hijos mayores, José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo. En el día recibió en su casa a su vocero, César Yáñez y a su jefe de seguridad, Audomaro Martínez, con quienes se trasladó al WTC. Canceló su conferencia matutina para descansar y revisar las propuestas que llevaría al debate. La de ayer fue la primera ocasión que suspendió su encuentro con los medios de comunicación.

(Liliana Padilla)

Pasó la mañana en el club
Aunque este domingo se trató de un día importante en la carrera presidencial de Gabriel Quadri, el candidato de Nueva Alianza lo tomó con mucha tranquilidad. Como es su costumbre, por la mañana, como todos los días, fue al Club France para hacer un poco de ejercicio cardiovascular y jugar badminton con sus hijos, deporte que ha sido uno de sus favoritos.
Ahí mismo, en el club, comió con su familia. Pidió ensalada, pescado y para acompañar los alimentos, una copa de vino.
Después se dirigió a su casa de campaña ubicada en la colonia Roma, donde se reunió con su equipo de colaboradores para ultimas detalles y atender a los medios de comunicación que ahí lo esperaban.
Ciudad de México • El consejero del Instituto Federal Electoral (IFE), Alfredo Figueroa, aseguró que las tomas fijas y el silenciar los micrófonos de los candidatos cuando terminaba el tiempo de su intervención no fue un problema de producción, se trató de un acuerdo entre los representantes de los partidos ante el organismo electoral.

En entrevista con Azucena Uresti, para MILENIO Televisión, Figueroa dijo que “fue solicitud de los representantes que no hubiera movimiento de cámaras, es algo que partidos y candidatos determinaron en su momento… no es incapacidad para abrir o cerrar la cámara”.
Ante esta situación indicó que se debe revisar el formato del próximo debate para que el movimiento de las cámaras sea más libre. “Se puede modificar (el formato) siempre y cuando exista flexibilidad de parte de todos los que van al debate”, expresó.
Al respecto de la edecán Julia Orayen, quien captó la atención de los reflectores con su vestuario, el consejero descartó que también se tratara de un problema de producción, “quizá se debe hacer una revisión de vestuario”, manifestó.
Sobre los comentarios al respecto de este hecho, Figueroa los calificó como exagerados y reiteró que tendría que hacerse una “revisión más puntual de un vestuario más sobrio; tampoco me parece que sea un asunto muy diferente o deba ser preocupante”.

No hay comentarios: