domingo, 26 de febrero de 2012

VENTURA, EL ZAPATA Y RIVERA EN LA MÉXICO, ESTE DOMINGO.




EL REJONEADOR DIEGO VENTURA




URIEL MORENO "EL ZAPATA"



FERMIN RIVERA


El rejoneador Diego Ventura y los matadores Uriel Moreno El Zapata y Fermín Rivera, con astados de La Estancia y Marco Garfias, integran el cartel de la decimoctava corrida de la Temporada Grande en la Plaza de Toros México.
Esta presentación marcará el final de la segunda campaña de Ventura por tierras mexicanas con un total de 25 festejos toreados, siendo el penúltimo su gran actuación en La Petatera de Villa de Álvarez, Jalisco donde cortó dos orejas y salió a hombros luego de una faena cumbre.
Las dos caras de la moneda vivió El Zapata en sus dos anteriores actuaciones dentro del serial. En el quinto festejo cortó dos apéndices y abrió la Puerta Grande de la Monumental, sin embargo, en la decimosegunda corrida no pudo redondear sus faenas y se retiró con más pena que gloria. Esta actuación es para el diestro tlaxcalteca la del descargo y rencuentro con el público capitalino.
Una de las faenas más recordadas dentro de esta campaña ha sido sin duda la que hilvanó Fermín Rivera a “Don Juan” de Villa Carmela en la séptima del serial, misma que le valió una oreja y que le dejó un gran ambiente entre la afición.
Para su segunda aparición en la temporada, pergeñó otra estructurada faena que el juez en turno no valoró con justicia al negarle el premio que fue muy solicitado por el respetable pero que le dejó de nueva cuenta buen cartel para otra tarde.
En esta corrida 18, el diestro potosino tiene la oportunidad de sumarse a los jóvenes toreros triunfadores y posiblemente conseguir una nueva comparecencia ya que tiene todo para convertirse en figura del toreo.
Los astados de Marco Garfias y La Estancia, para los de a pie y para rejones respectivamente, son ganaderías de las que suelen mandar ejemplares con mucho recorrido, fijeza y bravura.
Vienen con un peso promedio de 488 kilogramos y si se prestan para el lucimiento de los alternantes, habrá una más de las tantas tardes triunfales que se han visto.

No hay comentarios: