viernes, 27 de enero de 2012

TORMENTAS SOLARES, ALGO PREVISTO POR LA NASA EN ESTE 2012












Un poco largo, pero el dato es interesante y no menos procupante...Un reciente informe (un dossier de 145 páginas) realizado para la NASA y la ESA a traves de la Academia Nacional de Ciencias de USA corrobora algunas de las apocalipticas predicciones para el año 2012. El informe dice que se espera para el 2012 una tormenta solar que podría acabar con todos los sistemas vivos en la Tierra.El tema de una tormenta solar a gran escala que afecte a todo el planeta ha hecho que algunos de los científicos de la NASA empiecen a creer las profecías de los mayas y los indios hopi sobre el fin de una era para el 2012. Estas personas predijeron el final de la Quinta Era (actual) con una gran tragedia cósmica. Y la NASA dijo en lo publicado por la Academia Nacional de Ciencias, que es un motivo de preocupación esta noticia. En este número se habla explícitamente de los riesgos potenciales de una serie de eventos catastróficos que se sucederan a lo largo de 2012. Estos eventos se caracterizan por el bombardeo de tormentas solares reales y por enjambres de un asteroide.Según las teorías conspirativas, esto es lo que llevo a la idea de recoger semillas que se mantienen en la isla de Svalbard. El túnel que fue construido hasta Svalbard está situado a medio camino entre Noruega y el Polo Norte, y tiene la capacidad de contener 4,5 millones de diferentes muestras de semillas. Ya que cada muestra contiene 500 semillas de promedio, alrededor de 2,25 millones de semillas pueden ser contenidas.Están situadas en la región ártica de almacenamiento para el caso de una futura catástrofe que podría eliminar los cultivos alimentarios. La posición ha sido cuidadosamente escogida después de realizar una consulta a varios científicos, con la finalidad de ofrecer la máxima protección a las semillas. Se ha construido un túnel subterráneo de 120 metros dentro de una montaña, y a una altura de 130 metros sobre el nivel del mar, en el permafrost, a fin de que las muestras permanezcan congeladas, incluso sin electricidad, como asegura el astrofísico experto en amenazas del espacio Jacco Van der Worp y Marshall Masters experto en materia rocosa espacial y la crisis climática de 2012."En 2012 existe la amenaza de la reaparición de un poderoso fenómeno magnético que traerá como consecuencia la perdida de las comunicaciones en todo el globo terrestre", comenta MarshallLa noticia pone los pelos de punta, en primer lugar, se perderá toda comunicación, habrá que olvidarse de la red (por supuesto inalambrica), por teléfono, a través de bluetooth, a través de satélite. Las alarmantes consecuencias del escenario pintado por la NASA en 2012 ponen en peligro, de hecho, la vida cotidiana de todos y, la seguridad nacional de cualquier país, incluso con un mínimo sistema de telecomunicaciones.Esta situación se producirá en la denominada "fase activa", que atraviesa el Sol cada 11 años, durante este período, nuestra estrella puede generar tormentas magnéticas más o menos potentes, capaces, según la mayor o menor intensidad, dejar fuera de uso los satélites, es también una amenaza para la seguridad de los astronautas o, en casos excepcionales como el previsto para 2012, representar la destrucción de los sistemas de telecomunicaciones y de distribución de energía.Cuando estos sistemas caigan y hagan saltar en cascada otros secundarios rápidamente, traerá consecuencias muy graves: "El impacto de la tormenta podrían caer sobre las estructuras interconectadas, con efectos devastadores: la distribución del agua potable se hará del todo imposible en pocas horas, se perderan los alimentos que se encuentren en camaras en el espacio comprendido entre 12 y 24 horas, los meios de transporte también se verán afectados", preve JaccoPero lo que es peor, escribe el equipo dirigido por Daniel Baker, director del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado, es que "los servicios de emergencia podría ser interrumpido y el control sobre el país perdido".La única forma de minimizar los problemas es mantener una observación permanente del Sol, vigilar y estudiar con detalle las tormentas magnéticas, y de intervenir a nivel tecnológico para fortalecer las infraestructuras relativas a las comunicaciones."Un fallo catastrófico de la infraestructura y del gobierno, tanto en el espacio como en la Tierra, puede ser mitigado por el aumento de la preparación de la gente sobre estos temas, el fortalecimiento de las estructuras en desarrollo vulnerables en previsión de las tormentas solares", comenta Baker concluyendo la investigación, "Sin acción o sin planes de prevención, la mayor dependencia de tecnología avanzada, pero sensible a los fenómenos del espacio puede hacer nuestra sociedad muy vulnerable en el futuro y enviarnos a la edad media".¿Qué es una tormenta solar?Una tormenta geomagnética es una perturbación temporal de la magnetosfera terrestre. Asociada a una eyección de masa coronal (CME), un agujero en la corona o una llamarada solar, es una onda de choque de viento solar que llega entre 24 y 36 horas después del suceso. Esto solamente ocurre si la onda de choque viaja hacia la Tierra. La presión del viento solar sobre la magnetosfera aumentará o disminuirá en función de la actividad solar. La presión del viento solar modifica las corrientes eléctricas en la ionosfera. Las tormentas magnéticas duran de 24 a 48 horas, aunque pueden prolongarse varios días.Las etapas de una tormenta solar son tres: Erupción solar, Tormenta de radiación y CME (eyección de masa coronal)- Erupción solar: La primera etapa, que puede romper las comunicaciones. Tarda 8 min. en llegar. Además, hace que la atmósfera aumente su tamaño hasta las órbitas de los satélites, altere sus orbitas y haga que estos caigan a tierra.- Tormenta de Radiación: Consiste en un "bombardeo" de radiación contra la Tierra. Esta puede freir los circuitos eléctricos y atacar a las personas. En la Tierra estamos protegidos gracias a los efectos combinados de la Atmósfera y la Magnetosfera. Debido a esto, sólo afecta a los astronautas que no estén a salvo.- CME: La onda más peligrosa, ya que daña a los satélites y a los transformadores eléctricos del planeta por los que pase electricidad. Daña las comunicaciones en todo el planeta. Tiene campo magnético: si está orientada al norte, rebotará inofensivamente en la magnetosfera; si está orientada hacia el sur, causaría una catástrofe global, por los daños que ocasionaría.Se dieron cuenta de que casi nada está a salvo del clima espacial ni siquiera el agua en su cuarto de baño.El problema comienza con la red eléctrica. "La energía eléctrica es la piedra angular de la moderna sociedad tecnológica de la que prácticamente todas las demás infraestructuras y servicios dependen", señala el informe. Sin embargo, es particularmente vulnerable a las malas condiciones meteorológicas espaciales.
Corrientes inducidas en tierra durante las tormentas geomagnéticas pueden fundir el cobre de las bobinas de los transformadores en el centro de muchos sistemas de distribución de energía. Las líneas eléctricas actúan como antenas, recogiendo las corrientes difundiendo el problema en una amplia zona. El más famoso corte de energía geomagnético ocurrió durante una tormenta espacial en marzo de 1989 cuando seis millones de personas en Québec se quedaron sin energía por 9 horas.
Según el informe, las redes eléctricas pueden ser más vulnerables que nunca. El problema es la interconexión. En los últimos años, los servicios públicos se han unido para permitir que las grandes redes de larga distancia, transmitan de energía de bajo costo a zonas de demanda repentina. En un día caluroso de verano en California, por ejemplo, la gente en Los Angeles podría tener la gestión de sus equipos de aire acondicionado con un poder activado desde Oregon. Tiene sentido económico, pero no necesariamente geomagnético. Hace al sistema de interconexión susceptible a una amplia gama de "fallos en cascada".
En 1859 tuvo lugar la más intensa tormenta geomagnética de que se tenga noticia, conocida como el evento Carrignton. Si una tormenta así se registrara ahora provocaría un colapso en Estados Unidos y la mayoría de los países del mundo.
Según el estudio "causaría extensos trastornos sociales y económicos", advierte el informe. Cortes de energía serían acompañados por apagones de radio y satélite, interrupciones en telecomunicaciones, navegación GPS, la banca y las finanzas, el transporte todos se verán afectados. Corregir algunos problemas con el desvanecimiento de la tormenta como las transmisiones de radio y el GPS podrían volver a operar con bastante rapidez. Otros problemas serían duraderos: toneladas de transformadores quemados, por ejemplo, puede llevar semanas o meses repararlos. El impacto económico total en el primer año podría llegar a 2 billones de dólares, alrededor de 20 veces mayor que los costes de un huracán Katrina .
Por el momento, nadie sabe cuándo tendrá lugar la próxima súper erupción y tormenta solar. Podría ser en 100 años o tan sólo 100 días. Los astrónomos esperan con nerviosismo el inicio del próximo ciclo solar de un momento a otro.

No hay comentarios: