lunes, 9 de enero de 2012

LAS TARJETAS ELECTRÓNICAS, DESPLAZARÁN ESTE AÑO AL BOLETO DEL METRO EN LA CIUDAD DE MÉXICO.



MÉXICO, D.F., (EL UNIVERSAL).- Con apenas 43 años, su vida revolucionó a la ciudad. Nació entre aplausos, creció con multitudes que pernoctaban para tenerlo —aunque fuera unos minutos y después perderlo—, maduró con los cambios y se hizo emblema de la capital.
Ahora, en su último tramo de vida, quienes han decidido darle una estocada final este año, le planean homenajes para agradecerle por su función.
Es el boleto del Metro, que llega en 2012 a su fin para darle paso a la tarjeta recargable. Con él, se va una generación de hombres, mujeres y niños de todas las clases económicas, que alguna vez guardaron ese pedazo de papel de 5.5 por 3 centímetros en su bolsillo para recorrer el Distrito Federal.
Apadrinado por el presidente Gustavo Díaz Ordaz y el regente Alfonso Corona del Rosal, nació en septiembre de 1969, cuando se inauguró el Metro. Para tenerlo, bastaba 1 viejo peso con 20 centavos, que valía el viaje de Chapultepec a Zaragoza.
Se mostró al mundo rosado, acaso porque la primera línea del Metro es rosa, pero pronto conoció todos los colores en sus primeros años de vida, cuando se le vendía en plantillas de cinco boletos y de un color distinto al unitario para diferenciar su costo.
Su diseño y costo lo hicieron pronto objeto de colección entre muchos capitalinos, sobre todo luego de 1972, cuando por el centenario de la muerte de Benito Juárez, el Metro emitió los primeros boletos conmemorativos en un tono naranja chillante.
Luego, a partir de abril de 1986 alcanzó su máximo furor: gentíos llegaban desde la noche anterior a dormir afuera de las estaciones, sólo para conseguir un codiciado abono, ese boleto especial con el que se podía viajar las veces que se quisiera por el mismo costo, e incluía a otros transportes públicos.
En esas fechas, por la Alameda Central se veía desde las 5 de la mañana una larga fila que serpenteaba hasta el Metro Bellas Artes, donde la gente esperaba su abono con la misma paciencia y emoción de un fanático frente a una estrella de rock. “Había gente que llegaba a las 10 de la noche con su zarape y se iba hasta las 5 con su abono. Era quincenal y solucionaba mucho la economía de casa”, recuerda Ana María Becerra, una usuaria.
Pero en 1995 el abono cumplió su ciclo, pues no era rentable financieramente. Era un excelente recurso para el ciudadano, pero mal negocio para el gobierno, por lo que se regresó a las planillas, ahora de 25 boletos cada una.
Y entonces, el boleto —maduro ya— tomó otra relevancia, cuando aparecieron con más frecuencia los conmemorativos y de aniversario.
Se vistió de azul y oro con el centenario de la Universidad Nacional, gritó un callado Huelum con los 75 años del IPN, celebró los 40 años del Metro y promovió la lectura con el anuncio del programa “Para leer de boleto en el Metro”.
Pero no todo fue felicidad: en 1999, por primera vez en su historia, editó un boleto publicitario por el aniversario de una línea privada de camiones, lo que le valió una reprimenda.
Y en enero de 2010 tuvo que salir en defensa propia con un diseño naranja —se leía “COSTO REAL MÁS DE $9.00 En apoyo a tu economía SÓLO $3.00 UN VIAJE— luego del incremento de 2 a 3 pesos, el más polémico, pese a que desde su nacimiento ha aumentado 10 veces su costo.
Como protagonista de la ciudad, celebró el inicio de la línea 12, la Cumbre Mundial de Alcaldes, la primera década de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y hasta la llegada de la Guelaguetza en Garibaldi.
“Habrá nostalgia”
“Definitivamente habrá nostalgia, es un amigo que acompañó a los capitalinos. Le vamos a cantar las golondrinas con mucho cariño, como se lo merece”, dijo Francisco Bojórquez, director del Metro.
A su despedida, seguro, irá Ángeles Pedroza, una taquillera de más de 20 años de experiencia y que no puede creer que los boletos tengan una cuenta regresiva de, máximo, 365 días.
“¿Cómo? ¿Se acaban? ¡Pero si todos tenemos uno! Díganme, ¿quién no ha tenido un boleto en su cartera, en su bolsa? Ay no, que tristeza, que no lo hagan”, lamenta Ángeles, como si perdiera un compañero de trabajo.
Pero la suerte está echada para el boleto. Desde junio de 2006, con las primeras 12 mil tarjetas recargables que se vendieron, comenzó su paso a la historia y antes de que llegue 2013 sólo será un recuerdo.
Como un viejo que ya se va, las autoridades del Metro ya le planean distinciones. Incluso, han comenzado a buscar el último diseño. Dicen que quieren uno que diga adiós y gracias al boleto del Metro.
Pero, sobre todo, gracias por 43 años de viajar con todos los que alguna vez han puesto un pie en esta ciudad de México.

No hay comentarios: