miércoles, 14 de diciembre de 2011

HUAMANTLA, RECIBIÓ CON JUBILO Y RESPETO LAS RELIQUIAS DEL BEATO JUAN PABLO II.





BENDICE A HUAMANTLA VISITA DE LAS RELIQUIAS DEL BEATO JUAN PABLO II



ABC Tlaxcala

Más de cinco mil huamantlecos recibieron con los brazos abiertos, cantos y porras la mañana de ayer a quien en vida demostró su gran cariño al pueblo mexicano.

Más de cinco mil huamantlecos recibieron con los brazos abiertos y cantos dedicados al Beato Juan Pablo II que en vida demostró un gran cariño al pueblo mexicano, la mañana de ayer, en el comienzo del recorrido de sus reliquias (La sangre y su vestimenta papal) por municipios tlaxcaltecas de la región, nororiente, centro y sur.

Los feligreses esperaron con ansias la llegada de sus reliquias provenientes de Querétaro, para recorrer las calles Hidalgo, Juárez y salir en la avenida Abasolo rumbo a la ciudad de Apizaco, a las orillas de esta ruta miles de personas entre niños, jóvenes y adultos, cantaban …tu eres mi hermano del alma, realmente mi amigo, no preciso ni decir…. Todos como uno solo, canción dedicada al máximo pontífice de los católicos por 30 años.Para después de las 8:30 de la mañana cuando hizo su arribo se volcaran hacia la unidad que transportaba, las reliquias del “Papa Viajero” que fue beatificado el pasado 1 de mayo en la Santa Sede en Roma por Benedicto XVI, actual Papa.


Entre muestras de cariño, aplausos, porras y cantos, niños, jóvenes y adultos querían tocar por un momento los cristales de la unidad que llevaban las reliquias de Juan Pablo II, quien por más de 30 años de pontificado, llevó su mensaje de paz y amor a más de 80 países de los cinco continentes del mundo, y por supuesto México no fue la excepción al visitarlo por cinco veces, y volverse devoto de la Virgen del Tepeyac, “La Virgen de Guadalupe”.


En Huamantla los cinco kilómetros de alfombras multicolores, arte efímero que distingue a esta tierra, no podía dejar pasar la ocasión para recibir al máximo jerarca de la religión católica hasta su muerte en 2005 y que después de ésta sigue vivo en la mente y corazones de los mexicanos y de los tlaxcaltecas.

Los huamantlecos coincidieron que es una bendición, que después de su fallecimiento y ahora como Beato visite Tlaxcala y en especial a Huamantla, porque la fe y el cariño que dio a México se dejaba sentir en cada visita, al grado de exaltar los sentimientos más puros y en algunos por no decir que muchos lo expresaban con llanto de alegría.

No hay comentarios: