lunes, 31 de octubre de 2011

DE POLÍTICA NACIONAL

HOJAS OTOÑALES

EN LA CIMA DEL VOLCÁN POPOCATEPETL

Vitrina...

HETERODOXIAJosé Antonio Álvarez Lima

Después de meses de estar en los medios, en las encuestas y al interior de los partidos, la disputa por la Presidencia ha salido al campo abierto.

El pistoletazo de salida se dio hace días en Toluca. Ahí, varias generaciones de elegantes líderes priistas se dieron cita para aclamar, mediante rítmicos gritos, como ocurría en los fascistoides años treinta, a su carismático líder y, de esta manera, expresar el sometimiento a su voluntad.

En el acto fueron reivindicados ante la expectante opinión pública los compañeros Montiel y Moreira que, hasta ese día, permanecían discretos en las vitrinas del museo del horror.

Días después, una de las agrupaciones políticas más desprestigiadas, el Partido Verde, hizo al ex gobernador, también por aclamación, su candidato presidencial. De esta suerte, Peña es el primer candidato con lugar asegurado en la boleta presidencial.

Aún no sabemos cuáles son las propuestas del mexiquense y, de acuerdo con las absurdas contrarreformas electorales de 2007, tendremos que esperar a marzo para conocerlas. Pero esto no es problema porque, según la industria de la encuesta, los electores que suponen que su grata apariencia es también garantía de inteligencia y calidad humana ya forman mayoría.

La soberbia en el PRI es de tal magnitud que dan por ganada la elección presidencial desde ahora, sólo con la presencia mediática de Enrique y el apoyo de la corrupta maquinaria electoral.

En la izquierda, la disputa por la candidatura entre Ebrard y López se encuentra en sus roundsfinales. Nadie sabe a ciencia cierta qué sucederá en el último episodio. Los lopistas ortodoxos están dispuestos a postular a su líder más allá de sondeos, encuestas o cualquier otro método de supuesta medición. Para ellos, sólo Andrés Manuel garantiza el triunfo y la pureza de la ansiada redención. En tales condiciones, no se ve cómo pueda la izquierda conservar la unidad si los sondeos dan la victoria a Ebrard. Los marcelistas, así mismo, no parecen sentirse muy cómodos al lado de un grupo radical y mesiánico que los desprecia. En tal caso, el de la fractura de la izquierda, algunos hablan de revivir la otra posibilidad: la de la alianza opositora, formada por sectores de izquierda, derecha y, los cada vez más numerosos, ciudadanos

independientes.

En el PAN se vive una disputa desangelada y anticlimática. Los pretendientes a la candidatura no calientan ni a sus incondicionales y su disputa por el triunfo carece de ideas y emoción. A los panistas actuales les falta la pasión por el poder que hierve en los políticos de los otros partidos. ¿Fríos o mediocres?, ¿distantes o ignorantes? Ernesto y Santiago parecen jóvenes ejecutivos disputando con una discreta ama de casa, Josefina, por el mejor lugar en la cola del súper.

Es dramático observar cómo, mientras el país se cae a pedazos, los políticos parecen seres pequeños, ambiciosos y egoístas peleando los despojos. Nadie parece tener, por lo hasta ahora visto y oído, la calidad y la grandeza para lograr encabezar y movilizar a los ciudadanos hacia la salida de la caverna de ira y depresión donde estamos encerrados.

Tengo para mí que cada día estamos más cerca del límite de resistencia. Que toda esta tragicomedia es la antesala de lo inesperado… Que poco a poco, nada va a quedar igual.

No hay comentarios: