domingo, 17 de octubre de 2010

HOY 18 DE OCTUBRE, HUAMANTLA CUMPLE 476 AÑOS DE SU FUNDACIÓN, OCURRIDA EN 1534.





18 DE OCTUBRE DE 1534 - 18 DE OCTUBRE DE 2010/ HAN TRANSCURRIDO 476 AÑOS DE AQUELLA FECHA, EN QUE SE INICIARA LA CONSTRUCCIÒN DE LO QUE ORGULLOSAMENTE ES NUESTRO HUAMANTLA. CON SU HISTORIA, COSTUMBRES Y TRADICIONES, QUE LE HAN MERECIDO EL TITULO DE HEROICA, MONUMENTAL Y "PUEBLO MÁGICO" DE MÉXICO.

Entre los años 1800-1700 al 1200 a.c., los primeros pobladores eran agricultores primitivos que formaron una pequeña aldea, en el Valle de lo que hoy es Huamantla.

Los arqueólogos han explorado los sitios conocidos como el Ejido de Xalpatlahuaya, en el Pueblo del Carmen, Los Cerritos de Natividad y de Loma de San Dieguito en Huamantla; estos tres sitios muestran un desarrollo urbanístico, consistente en la disposición de plazas limitadas por altas estructuras piramidales, calles internas perfectamente trazadas y plataformas de menor tamaño para zona residenciales de los líderes o principales.

Estos tres asentamientos de la llanura de Huamantla formaron parte de los 14 pueblos donde se concentró el poder político, económico y religioso de manera regional, controlando las villas, aldeas y estancias que se localizaban alrededor de "Tecoaczingo".

La Inmigración Otomí, según el códice de Huamantla (siglo XVI), nos da cuenta que después de varias batallas esta etnia se establece en el sureste de la gran Matlacuaye. Las primeras inmigraciones otomíes a Tlaxcala ocurrieron en el año 900 d.c., y posteriormente siguieron varias oleadas migratorias, que dan origen a las poblaciones otomíes en el Valle de Huamantla.

Actualmente en Huamantla existen varios poblados que llevan el nombre de Tecoac: Francisco Villa Tecoac, Francisco I Madero Tecoac, San Francisco Tecoac, así como la Hacienda de Tecoac. En el Códice de Huamantla se señala el lugar donde se erigen los asientos principales de sus pobladores.

Los otomíes cultivaban maíz, chile, fríjol, tomate, aguacate y maguey, del que se extrae el aguamiel con el que se elaboraba el pulque. Aprovechaban la madera del bosque de las faldas del Volcán Matlalcueye, obteniendo leña para el fogón y teas para la iluminación. Entre los trabajos artesanales se encontraba la producción del papel amate que se obtenía de la corteza del árbol del jonote blanco y colorado. En la artesanía destaca el tejido, donde las mujeres otomíes mostraban una habilidad excepcional, muestra de ello es la técnica de "pepenado", también en la alfarería se pueden encontrar: ollas, comales, tecomates, cajetes, copas y platos de barro.
Fuente: José Hernández Castillo- Cronista de Huamantla.

No hay comentarios: